Turismo fluvial en Borgoña: GlobeSailor sale a navegar

turismo-fluvial-borgoña

El turismo fluvial en Borgoña es, sin duda, una de las experiencias más originales para conocer esta región histórica de Francia.

Borgoña es conocida por sus interminables viñedos, su carácter medieval y su tradicional gastronomía.

A un par de horas de París, se encuentra esta llanura repleta de espectaculares vías navegables, que hacen de Borgoña la favorita para el turismo fluvial.

El Peniche (barco sin licencia) es la mejor forma de recorrer sus aguas y pasar unos días con todas las comodidades que te permiten este tipo de embarcación: amplios camarotes, cocina equipada, sala de estar, terraza superior, baño, equipo de pesca…

¡Y hasta bicicleta para salidas!

La tripulación de GlobeSailor, ha salido a navegar en Peniche para disfrutar de esta bonita travesía, y así daros un asesoramiento de calidad: desde la experiencia propia.

Travesía fluvial en Borgoña: un recorrido para dejarse llevar

El turismo fluvial es para aquellos navegantes que buscan la paz de las aguas fluviales, el sonido de la naturaleza y la tranquilidad de una navegación lenta con paradas para descubrir lo que hay detrás de la ribera.

El Canal de Bourgogne, el Canal du Nivernais o el Canal lateral del Loira son los pasos fluviales más encantadores del país.

joigny

Hay diferentes bases desde donde puedes empezar tu travesía: Joigny, Corbigny, Briare o Dompierre-Sur-Besbre, estos pueblos cuentan con un rico patrimonio arquitectónico medieval, que no debes perderte el día que embarques o desembarques.

También existen otras excursiones muy interesantes para programar en el trayecto en barco, como por ejemplo: visitar el Castillo de Ancy-le-Franc donde se encuentran la mayor colección de pinturas murales del Renacimiento o el Castillo de Tanlay que alberga en su interior una colección para los amantes del trampantojo.

Al sur del río Loira, está la ciudad de Nevers, una visita obligada es su palacio Ducal, todo un icono de Francia, sus fachadas, las calles estrechas y empedradas te trasportarán directamente a la edad media.

Esta experiencia de turismo fluvial en Borgoña es para todos, pues no hace falta licencia para tripular este tipo de barcos. Los barcos cuentan con todas las comodidades para alojarse, cocinar comida local y pasar unos días inolvidables.

Los canales de Borgoña son una gran oportunidad para desconectar, y tener una primera experiencia en turismo fluvial.

Angie vuestra asesora comercial de GlobeSailor , nos cuenta lo que más le ha gustado de esta salida de equipo para realizar turismo fluvial a bordo de un Peniche en Borgoña.

Angie-compañera-GlobeSailor

Angie y el turismo fluvial en Borgoña

«Nuestra travesía comenzó en Joigny, a una hora y media en tren de París. Todo fue muy emotivo, somos compañeros en GlobeSailor y amamos la navegación. Podría decir que el turismo fluvial es una travesía para compartir con amigos, familia o como en nuestro caso: compañeros de trabajo. Escuchar y observar las aves, ir descubriendo los paisajes lentamente, las cenas en la parte de arriba del Peniche y las visitas a los pueblos de la ruta fue lo que más me sorprendió. Después de estos días en Borgoña… ¡Recomendaré con mucha pasión esta aventura!»

Nuestros compañeros valoran la facilidad con la que han embarcado, no hace falta permiso de navegación, la empresa se encarga de darte unas pequeñas nociones en el momento del embarque, el barco está preparado con el combustible y todas las necesidades para la correcta travesía. También la embarcación cuenta con bicicletas para que los más deportistas puedan hacer alguna etapa pedaleando.

¡La llanura de Borgoña te invita a ello!

No podemos dejar pasar este post sin hablar de lo que se esconde en las cocinas de Borgoña. Pues su gastronomía es referente en Francia.

Y no es para menos, porque los sabores que nos vamos a encontrar realizando turismo fluvial en Borgoña son una auténtica experiencia gourmet.

Sabores de Borgoña: gastronomía de reyes

En tu travesía fluvial por la religión, los platos cocinados con productos locales serán de las cosas que más suban la nota a este viaje en barco por los canales de Borgoña.

Te dejamos unos ejemplos para que vayas imaginando los colores de tu mesa en Borgoña.

  • Boeuf Bourguignon: también conocida como carne de Borgoña, tiene su origen entre los campesinos y consiste en una carne de Res cocinada en Rosso di Borgogna, la cebolleta estofada junto a los champiñones salteados con perejil le dan el toque final a la receta.
  • Jambon a la Chablisenne: esta receta típica de la localidad de Yonne cocinado con vino blanco Chablis, crema agria, chalotes, tomates y un poco de harina.
  • Escargots Bourguignon: uno de los platos con más fama de la región para los más atrevidos, estos caracoles se marinan hasta tres veces antes de ser cocinados con una selección de especias que te dejaran maravillados.
  • Coq au vin: el plato de la conquista, cuenta la leyenda que fue el menú que degustó Julio Cesar tras hacerse con la Galia, el pollo marinado requiere una cocina lenta de varias horas en vino rojo de Borgoña, zanahoria y champiñones… este plato sin duda te conquistará a ti.
  • Pollo Bresse: con la denominación DOC, se elabora con pollos alimentados únicamente por harina y leche. ¿Te imaginas el sabor?

A esta lista obligatoriamente se le tiene que añadir la exclusiva colección de panes, quesos y vinos que tiene la región de Borgoña.

Y si, en Borgoña, podrás descubrir el verdadero sabor de la mostaza más famosa del mundo: Moutarde de Dijon, nada que ver con el sabor de la mostaza que conoces hasta ahora.

GlobeSailor te acompaña en tu proyecto de navegación en Borgoña

Como siempre, nuestro equipo está al servicio de los navegantes. La tripulación de GlobeSailor organiza este tipo de salidas para perseguir el mejor servicio de asesoramiento y calidad para ti.

Y ahora que ponemos fin a este post sobre navegación fluvial… ¿Te han entrado ganas de zarpar desde el corazón de Francia y navegar por los canales de Borgoña?

¡Os deseamos buena travesía por Borgoña!

Travesía fluvial en Borgoña: un recorrido para dejarse llevar