¿El turismo azul es verde? (1)

A menos que vivas en un búnker (o navegando) nadie puede ignorar los problemas ambientales contemporáneos. Los marineros y los navegantes son partidarios de una pasión respetuosa con el medioambiente. Sin embargo, la construcción, mantenimiento y uso de nuestros barcos no está exenta de algunos efectos secundarios en el medio ambiente y la biodiversidad. La industria náutica está trabajando para que el transporte marítimo sea más sostenible. En primer lugar, os daremos una visión general de las iniciativas ecológicas, y en una segunda parte de nuestro artículo, descubriréis una pequeña guía de “navegación verde”.

Antes de nada, es necesario situar el sector náutico en un contexto mundial. Según los datos de la Federación Francesa de Industrias Náuticas - abreviado FIN - se produjeron 48.532 unidades, de los cuales 12.200 barcos nuevos vendidos en Francia y 59.405 de segunda mano en 2017-2018. A modo de comparación, en Francia se vendieron 2.214 millones de unidades en 2019. Además, según Rachel Moreau, autora de "La Navigation Ecologique" (Ed.Vagnon), la navegación de recreo es responsable del 1% de la contaminación de los océanos. Las emisiones de los motores marinos recreativos representarían alrededor del 0,56% de las emisiones totales producidas por el hombre y el 1,65% de las emisiones del transporte por carretera. Aunque estas cifras permiten cuantificar el impacto de la navegación en el medio ambiente, esta práctica no es totalmente "verde”, por lo que se sigue trabajando en ello.

Formas de construir barcos más sostenibles

La industria náutica

La industria náutica construye el 95% de las embarcaciones de recreo de material compuesto: alrededor del 3% es de aluminio, el 2% es de madera (contrachapado o madera moldeada) y finalmente menos del 1% es de acero (fuente: Plaisance ecologique ). Aunque la construcción compuesta implica menores costes de construcción, más ligera y más fácil de mantener los barcos, este material proviene de la industria del petróleo. La producción de resina y fibra requiere una gran cantidad de energía (con emisiones resultantes). Los fabricantes son conscientes de esto. Después de las aventuras de Correntin de Chatelperron sobre Tara Tari, la reflexión sobre los biocompuestos ha continuado, tanto en la navegación a vela como en las carreras en alta mar.

La sección de biocompuestos del estudio técnico de Roland Jourdain y Sophie Vercelletto, Kairos, es uno de los principales protagonistas de esta reflexión. Con el proyecto Gwalz, se construyó un Tricat en 2013 utilizando materiales orgánicos, como la última adición al astillero de idbmarine, el Mojito Virgen 888, hecho de fibra de lino, corcho y espuma PET. Antoine Mainfray, el padre de Aloes 18 y Flow 19, de su imaginado Floki 650, una pequeña embarcación compuesta por materiales biológicos (fibra de bambú, lino, epoxi y acrílico termoplástico.

   

 

 

 

 

 

 

 

 

Proyectos ambiciosos

Mientras que las iniciativas están floreciendo, tendremos que ser pacientes antes de ver la fibra de lino en todos nuestros barcos estándar. Pero las cosas también se están moviendo en dirección de grandes grupos. Bénéteau ha comenzado a reflexionar sobre el impacto de su actividad lanzando un análisis del ciclo de vida de los barcos. El grupo está trabajando para mejorar la eficiencia energética de sus astilleros y reducir el volumen de las materias primas mediante la optimización de las técnicas de aplicación. Priorizar, por ejemplo, la infusión y la inyección, mediante las cuales es posible reducir las emisiones de compuestos orgánicos volátiles (COV) y la necesidad de materias primas (así como optimizar el peso de las unidades). Para reducir las emisiones de dióxido de carbono de la exportación de sus unidades, Bénéteau se ha asociado al ambicioso proyecto Neoline, que abarca desde buques de carga hasta veleros.

El mundo de las carreras en alta mar también se está movilizando. Un grupo de marineros, conocido como La Vague, ha sido entrenado para medir el impacto de sus prácticas y movilizar a la industria para pensar colectivamente en alternativas sostenibles, desde la construcción de estos barcos hasta la organización más eco-responsable de las regatas.

Puertos limpios, Bandera Azul... los puertos se están volviendo verdes.

 

Dado que los puertos deportivos concentran la actividad náutica en la costa, tienen un impacto en el medio ambiente y la biodiversidad. Una costa saludable es ciertamente más atractiva para el turismo azul. Por lo tanto, los puertos deportivos no dudan en comunicar su cambio verde. Y se propone mejorar. La Bandera Azul es un premio internacional de medio ambiente y turismo para las playas, pero también para los puertos (en 2019 se ondearon 107 banderas). Los criterios van desde la atención al medio ambiente hasta la gestión del agua y los residuos (recogida separada de residuos, recuperación y tratamiento de líquidos contaminantes, etc.). Ports Propes, por otro lado, es una certificación que depende de un organismo externo, Afnor. En Francia, más de 190 puertos participan en este proceso, que se desarrolla en cinco etapas. Este proceso puede llegar a ser bastante largo, ya que requiere varias inversiones (punto de recogida de residuos especiales, presa flotante para luchar contra la contaminación accidental, aplicación de soluciones de energía renovable, etc.).

El Active Harbour in Biodiversity

Hace dos años se creó una certificación complementaria, "Active Harbour in Biodiversity", para subrayar los esfuerzos realizados para salvaguardar y restaurar la fauna submarina (la instalación de viveros, por ejemplo, es un signo de buena calidad del agua) y la fauna terrestre (refugios para pájaros e insectos, jardineras con plantas melíferas, no uso de pesticidas, etc.). Port-Cros ha puesto en marcha su operación "Bateau Bleu", que distingue entre embarcaciones nuevas y alquiladas, y de este modo contrata a profesionales para mejorar las prácticas y concienciar a los clientes. Por último, los puertos no dudan en probar soluciones innovadoras para el tratamiento de los residuos orgánicos, utilizando aspiradores de residuos robotizados y cubos de basura flotantes.

Mantenimiento y equipamiento de los barcos eco-responsables

Desarrollo de alternativas

Uno de los aspectos más difíciles en cuanto al mantenimiento es la aplicación de anti-incrustantes, cuyos biocidas de la industria petroquímica son perjudiciales para el medio ambiente. A título informativo, según la revista Voile [Antifouling: Pintura sin biocidas equilibrados]: un gramo de biocidas contamina 10 000 m3 de agua. Afortunadamente, se están desarrollando alternativas, como las pinturas de silicona que mantienen una superficie lisa a la que los organismos tienen dificultad para adherirse. Además, el nivel del equipo de a bordo se ha desarrollado hasta tal punto que la vida a bordo se ha vuelto cada vez más cómoda (y cada vez más intensiva en energía). El desarrollo de paneles solares, turbinas eólicas, generadores de hidrógeno y una nueva generación de baterías os permite ganar autonomía (y sobriedad) según su presupuesto y necesidades.

¿Reciclar barcos fuera de uso?

Un reciclaje distinto

La cuestión del desmantelamiento de embarcaciones (y su financiación) siempre ha sido el "talón de Aquiles" del sector náutico. Pero tenemos buenas noticias: desde este verano, los centros aprobados por la Asociación para la Navegación de Placer Eco-responsable (APER), responsable del reciclaje de embarcaciones de recreo y deportivas, están en funcionamiento. Un barco fue demolido en agosto, el 29 de septiembre y el 150 en octubre. La demolición es responsabilidad de APER - a través de la eco-contribución - pero el transporte al centro de tratamiento sigue siendo responsabilidad del propietario (grúa, transporte...).

¿En qué se convierten nuestros barcos entonces?

Vianney Dupont, consultor independiente especializado en actividades náuticas y sus aspectos medioambientales, explica: "Los metales y la madera vuelven a ser valorados, pero el reto es reciclar los biocompuestos (nuestros cascos). Hoy en día estos residuos son enterrados o sometidos a "recuperación de energía" (CSR), es decir, se incineran en las fábricas de cemento. Estos materiales pueden ser reutilizados, convirtiéndose, por ejemplo, en un aglomerado de plástico para la producción de muebles reciclados". Este es precisamente el objetivo del APER en los próximos años, encontrar soluciones para nuestros cascos, que se reconvertirán gracias a la magia de la economía circular. Otra iniciativa contribuye al reciclaje de cascos viejos: Bathô. Está empresa renueva viejos veleros y barcos a motor para transformarlos en alojamientos inusuales para el espíritu del crucero... ¡en tierra!

 

Traducción del artículo orginal de Sidonie Sigrist

Deja una respuesta